dissabte, 28 de setembre de 2013

You don't know how you're missing

Dejar San Francisco y volver a la carretera me ha producido un efecto místico. Y es que el día de hoy no ha dejado de darme similitudes con la vida. Para empezar, porque las vacaciones y la vida son cortas, y por ello no se puede perder el tiempo. No diré que haya estado mal SF, pero esto es un viaje de carretera, un roadtrip.

Vamos a buscar a Billy y el motor ronronea, pidiendo kilómetros. No en vano, la mitad de los que tiene los ha hecho con nosotros.

La idea es hacer unos 500km hoy para acercarnos al destino de mañana, pero sin meta fija. Evitaremos la autopista para seguir la carretera que bordea la costa californiana e ir disfrutando de lo que nos ofrezca la ruta y la vida.

Sin duda la costa es preciosa. Apenas daré nombres de pueblos hoy.




Vamos parando donde creemos que pueda haber algo que nos alimente los sentidos, que nos haga una huella imborrable en la retina. Ya os he dicho que hoy haría símiles con la vida.




¿La vida es igual para todos? La costa al menos parece que sí. Es un regalo de la naturaleza a la Humanidad, ¿no?




Pues no. Pasamos por un trozo de carretera que discurre por una urbanización privada. Te dejan pasar previo pago de un peaje y hasta te dan un mapa de los puntos más interesantes de la ruta, para que sepas donde ir. ¿O para que no vayas donde no debes?

Lo cierto es que unos pocos pasos a la izquierda (curiosamente) cambian totalmente la perspectiva de la foto anterior.




Ahora el paisaje es idílico para unos cuántos que se han apoderado de los recursos de todos. Cómo el Congreso la vida misma...

Pero preferimos dejar de mirar como viven la vida otros y vivir la nuestra, así que seguimos nuestra ruta.




El destino quiere que necesitemos imprimir unas cosas, por lo que el azar determina también que encontremos un cibercafé, donde además de imprimir echamos un vistazo al blog en pantalla grande. Un recuerdo para las más de 3.500 visitas que llevamos. ¡Gracias!




Ese mismo destino decide que en el local de al lado hagan hamburguesas... No se puede combatir al destino...




Por cierto, que tiene hamburguesas Ortega...




Se trata de un sitio poco frecuentado, nada turístico, con ese encanto que tienen los sitios y los amigos auténticos, donde (y con quién) es mejor dejarse llevar, confiar y disfrutar.

El trato es coloquial, entrañable, cercano. Directamente nos dicen que les gusta ver a la gente comer con las manos, señal que la comida es buena.




Un rato más de coche y en una curva, de repente y sin avisar, como pasan las cosas buenas -y malas- en la vida, aparecen varios cervatillos en la carretera. Se espantan ante el ruido que hace Billy y huyen. Antes de poder disfrutar del encuentro, desaparecen... como las cosas buenas de la vida...

Paramos en el hotel de Clint Eastwood por si tenemos la suerte de encontrarlo tocando el piano en el bar. No la tenemos. Tal vez tengamos la suerte de no encontrarlo. Chi lo sa...




Como la vida cierra una puerta pero abre una ventana, lo que sí encontramos es una colonia de leones marinos espectacular. Me da la impresión que no se verá muy bien y quiero que Nuria A. viva la sensación lo mejor posible, así que hago un vídeo para que también los oiga.

YouTube Video


El camino nos sigue regalando vistas increíbles, que nos hace recordar que el camino, a veces, es más importante que el destino. Seguimos con nuestra Ítaca particular.




Llega, como cada día pero siempre nueva, la puesta de sol.




Se ve tan bonita que no quiero sacar la cámara. Quiero disfrutarla con los sentidos.








En el último momento podemos asistir, de repente y sin avisar, a un espectáculo maravilloso. El Rayo Verde, que dicho rapidamente, es un destello verde que se ve justo al ponerse el sol, debido a la difracción solar. Es un fenómeno dificil de ver, porque necesita unas condiciones muy particulares.

Pensar que he estado a punto de montar la cámara... No sabremos que hubiera pasado.

Llego hasta a dudar de haberlo visto, pues apenas dura un segundo o segundo y medio. Por suerte Ingrid me confirma que también lo ha visto.

Y esto fue todo... por hoy.




7 comentaris:

  1. Gracias por mis leones marinos, mira que son feos los condenados, y ruidosos... pero so sweet! mira, diga'm bleda! però és un animal que em va robar el cor!

    ResponElimina
  2. JC lo tuyo es escribir, tienes una vena mística importante... Menos cuando sale una foto tuya dandole a la hamburguesa...

    ResponElimina
  3. Carai noi, realment ens fas viure aquest moments. Les postes de sol, fantastiques.
    Continueu gaudín del destí...!!
    Jordi i Diana

    ResponElimina
  4. El cel te magia per a tu, JC, em recorden algunes sortides a veure les estrelles de SORIA.

    ResponElimina
  5. En Monterey es famosa la sopa de almejas, es muy blanca y espesa, no está mal, lo digo por eso de variar de dieta....no sé, tanta hamburguesa...

    ResponElimina
  6. Jolin, Joan Carles...avui estaves sensiblot... O aquesta és la sensació que m'ha donat...
    Les fotos de la posta de sol guapíssimes, no m'estranya que volguessis gaudir del moment....

    ResponElimina
  7. curiositats que hem observat a les fotos i no sé si vosaltres o la resta de gent també:
    a la foto del dinar, saps que de fons a la finestra tens l'estelada?
    el pot de les taules del restaurant perquè serveixen? ( per escopir? diu en Gabi) o per deixar la tip directament a taula?
    i el video dels lleons i el seu cant, heu vist el dofí saltant?
    Les postes precioses, tenim una amiga que diu que les millors fotos es fan amb els ulls, gaudiu d'elles!

    ResponElimina